Hola! Buenos días! Qué tal? Soy Kristin Schlag, Health Coach homologada por el Departamento de Educación de Nueva York.
Hoy os hablaré del miedo
¿Qué es el miedo?
Los miedos son parte de nuestra vida, pero cuando están fuera de control, pueden acabar convirtiéndose en un trastorno.
Los miedos son un sistema de alarma que llevamos integrados desde que éramos cavernícolas y nos sirve para protegernos y por aquel entonces, sobre todo, para sobrevivir.
Un trastorno de ansiedad se produce cuando existen múltiples miedos acentuados sin que exteriormente exista ninguna situación peligrosa. No obstante, las personas afectadas viven los miedos como peligros reales y los sufren cómo tales.
Una posible causa son patrones de conducta adquiridos a causa de experiencias traumáticas vividas y otros factores de la propia personalidad.
En muchas ocasiones los trastornos de ansiedad pueden causar graves molestias tanto físicas, como psicológicas y están relacionados con mucha presión, sufrimiento e incluso sensación de parálisis en el día a día.
Por otro lado, una total ausencia de miedos, también se considera como trastorno.
El lado positivo del miedo nos ayuda a estar más atentos y más concentrados. Nos proporciona energía, para actuar de forma decidida y para tomar precauciones o bien para tener la fuerza necesaria para enfrentarnos a él.
Nuestros ancestros reaccionaban a las amenazas, o bien huyendo, o bien atacando. Las reacciones físicas producidas en el cuerpo, ayudaban al respecto: los músculos se tensan, el ritmo cardíaco aumenta, se segregan las hormonas del estrés. Cuerpo y mente están concentrados al máximo y listos para actuar. Una vez pasada la fase del estrés, comienza la fase de relajación.
En la actualidad estamos continuamente expuestos a situaciones que nos pueden causar miedos: nos preocupamos por nuestros seres queridos, tenemos miedo a perder nuestro trabajo y dinero, a enfermedades, exámenes, conversaciones con nuestro jefe, viajes en avión, citas con el dentista. Algunas de estas situaciones se viven como una amenaza, aunque objetivamente no exista ninguna amenaza directa.
Crisis existenciales y trastornos graves pueden causar miedos justificados durante una época, una reacción normal. Hay personas que precisan ayuda de un profesional para sobrellevarlos, aunque acaban recuperando su equilibrio emocional en poco tiempo.
El problema es cuando los miedos y la ansiedad están siempre presentes y dominan nuestro día a día, limitando nuestras actividades. Pueden ser la causa de un trastorno más grave de ansiedad u otros trastornos psicológicos y afectar hasta las tareas más cotidianas. Al contrario de activarnos, nos bloquean.
Miedos descontrolados nos pueden causar estrés, bloqueos, parálisis, depresión, ansiedad, ataques de pánico y muchos síntomas psicosomáticos. En cualquiera de estos casos es imprescindible consultar a un profesional y seguir un programa para volver a recuperar ese bienestar que tanto anhelamos. Y para volver a tener las riendas de nuestra vida.
Para más información consulta mi página web www.conscienciayalimentacion.com
Adquiere ya mi libro “Consciencia y alimentación es vida”, en Amazon, en versión Kindle o tapa blanda, a través de la página de inicio de www.conscienciayalimentacion.com o enviándome un email a info@conscienciayalimentación.com
¡Te deseo un maravilloso día! Un millón de abrazos y sé feliz. Ciao!!!